Daniel Sotelsek

@dfedericos

Archivo para la etiqueta “rajoy”

Cómo analizar las burbujas en macroeconomía

Hace una semana Guido Zack colaborador de este blog ha obtenido el título de Doctor en Economía , he tenido la suerte de ser su director junto a Eva Senra y José Luís Machinea:  Enhorabuena a Guido  

Su tesis se titula :

El resultado fiscal estructural como herramienta de estabilización: los casos de América Latina y España en los años previos a la crisis suprime

WEF-2013-Lessons-Learned

Me ha parecido que podemos compartir en este blog un resumen de la investigación de Guido pues analiza no solo un problema relevante sino también de mucha actualidad.

Resumen

La crisis internacional subprime interrumpió uno de los períodos de mayor estabilidad macroeconómica de los países desarrollados. En efecto, por primera vez en mucho tiempo, una crisis ha impactado con más intensidad en estas economías, en relación con el mundo en desarrollo. Para dar un ejemplo de este efecto diferenciado, la presente investigación analiza la evolución macroeconómica de España y América Latina. La comparación de estos casos resulta de sumo interés, dado que ambos iniciaron la recesión después de un largo período de elevado crecimiento y cuentas fiscales en apariencia muy solventes. No obstante, el desenlace fue muy distinto. Mientras que América Latina retomó rápidamente la senda del crecimiento y, después de un deterioro puntual del resultado fiscal, ha vuelto a mostrar un proceso de consolidación; España aún en 2013 sigue en recesión, y su deterioro fiscal fue de tal magnitud que todavía no ha logrado asegurar la sostenibilidad de su política.

A su vez, resulta llamativo que los indicadores fiscales cíclicamente ajustados no hayan sido capaces de anticipar el fuerte deterioro en las cuentas españolas. Es por eso que se analizó en detalle su metodología, identificando su incapacidad para mostrar de forma efectiva la situación fiscal de largo plazo de los países, en parte como consecuencia de que no considera la revalorización de activos en la estimación. Así pues, tanto para España como para América Latina, se efectuó un cálculo propio del resultado fiscal estructural, que sí contempla la inclusión de los precios de los activos más relevantes de cada economía (financieros, inmobiliarios, materias primas, etc.). El objetivo de este indicador es doble. Por un lado, conocer la situación fiscal estructural de las dos regiones al inicio de la crisis, para identificar si se diferencia de forma relevante de la observada y comprobar si un indicador alternativo hubiera sido capaz de anticipar los problemas fiscales de España en la actualidad. Por el otro, obtener un proxy de la política fiscal discrecional, con el fin de analizar su comportamiento cíclico y su efecto sobre la volatilidad.

En relación con España, se incluyó la inversión en vivienda nominal en la estimación del resultado estructural. De esta manera, a través de una sola variable, se consideró el efecto sobre las cuentas fiscales tanto de los precios de las viviendas, como de las cantidades construidas. En este caso, los datos estructurales se diferencian de forma significativa de los observados y de otras medidas cíclicamente ajustadas, como las estimadas por la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional, obteniéndose conclusiones diferentes tanto en relación con el carácter cíclico como con la sostenibilidad de la política. En efecto, mientras que el indicador observado y los ajustados por el ciclo presentan un proceso de consolidación hasta 2007, logrando un superávit global en los últimos tres años, la estimación propia del resultado fiscal estructural muestra un deterioro a partir de 1999, que en 2004 ya se convirtió en un déficit del orden del 4% del producto potencial.

En el caso de América Latina, la variable a incluir en la estimación del resultado fiscal estructural es, sin lugar a dudas, el precio de las principales materias primas de cada país. Para tomar una muestra amplia de los efectos de los diferentes productos en las cuentas fiscales, se realizó la estimación para Argentina (productos agropecuarios), Chile (minería), México y Venezuela (hidrocarburos). Como no podía ser de otra manera en una región tan heterogénea, los resultados fueron mixtos. Chile muestra el comportamiento más contracíclico, México y Argentina se sitúan en un punto intermedio, mientras que Venezuela no parece haber modificado las tradicionales prácticas procíclicas que han caracterizado a la región.

Para evitar situaciones de inestabilidad fiscal como la experimentada en la actualidad por España, en la última parte de la investigación se propone la aplicación de reglas fiscales cuyo objetivo se base en el indicador fiscal estructural previamente desarrollado. De esta forma, se fomentaría la solvencia sin descuidar la estabilidad, dado que permitiría el pleno funcionamiento de los estabilizadores automáticos. Incluso, con el fin de potenciar la capacidad estabilizadora, se propone que el objetivo de la regla vaya fluctuando en función del ciclo, permitiendo déficits estructurales en la recesión, compensados por superávits durante los auges. Si España hubiera actuado conforme a una regla de este estilo, habría iniciado la crisis en una posición de solvencia estructural, lo que no solo habría desinflado la burbuja en los años previos, sino que también habría posibilitado una acción contracíclica posterior más intensa.

 

Anuncios

La reforma de las pensiones…

The Pension Reforms

I am back after a long break and I have new post about economy, new technologies, education and more to share with you.

The Reform of the Public Pension System

“if pensions as Pay-as-you-go do not improve, it will appear the need for complementing these  with a Funded Pension System “

Luego de un receso en el blog mas o menos prolongado retomo la actividad con los post de opinión, de nuevas tecnología de educación y de actualidad…..

La reforma del sistema público de pensiones

En el último post acerca de los datos de empleo dejamos abierto el tema de la reforma del sistema público de pensiones, cuya sostenibilidad se ha ido viendo comprometida incluso antes del comienzo de la crisis, pero agravada por ésta debido a la reducción del empleo. La baja natalidad de los últimos años en España, sumada a la mayor expectativa de vida, ha ido generando un envejecimiento de la población que a su vez fue reduciendo el cociente entre las personas laboralmente activas y pasivas (gráfico 1). Así, para mantener el sistema de pensiones tal cual se encuentra en la actualidad, en el que los haberes se ajustan por la inflación como manera de no perder poder de compra, los trabajadores deberán incrementar sus aportes a la seguridad social, algo que es difícil de llevar mucho más allá de los valores actuales. Por otra parte, el gasto en desempleo seguirá siendo elevado un tiempo largo y los ingresos son los que son con una economía estancada.

En parte por ello, el gobierno solicitó a un grupo de 12 expertos o sabios (a estas alturas ya no se sabe cuál es la diferencia)  de diversas procedencias una propuesta de reforma del sistema.

Lo cierto es que la reforma significará una disminución en las pensiones en el corto y mediano plazo, por lo que las pensiones se vienen a sumar a la política de recortes que se ha venido siguiendo y esto fortalece el círculo vicioso en el que se encuentra la economía española. (recortes-baja de ingresos-presión de la deuda- estnacamiento)

Gráfico 1: Cociente de afiliados sobre cantidad de pensiones

pensiones

Fuente: elaboración propia con base en Ministerio de Empleo y Seguridad Social

La propuesta del Gobierno para reformar las pensionesmantiene los dos pilares del informe de los expertos aunque lo hace de manera diferente en cuanto a las variables y los cálculos utilizados: el Índice de Revalorización (IR) depende de cómo le vaya a la seguridad social (ingresos menos gastos) y por ende de cómo le vaya a la economía (crecimiento). En todo caso, se garantiza una subida mínima del 0,25% y una máxima del IPC más 0,25%-. Si las cosas van mal, se usa el primer indicador y si va bien se respeta el IPC mas el premio (0,25). También considera el segundo pilar que es el Factor de Sostenibilidad sólo que lo hace bastante descafeinado porque posterga la decisión hasta 2019 y sin duda el cálculo es distinto a lo que proponen los expertos (en todo caso la idea que está detrás de este factor es que si aumenta la esperanza de vida las pensiones deben adecuarse a esta realidad) y básicamente implica una revisión en función de más años cotizados (25 años) y de una mayor edad mínima de jubilación(67 años).

La idea es que el IR sustituirá al IPC como el índice con el que se revaloricen todas las pensiones cada año desde 2014. El segundo se aplicará desde 2019 cada cinco años a los nuevos pensionistas para ajustar el importe inicial de la pensión. Aunque no está confirmado cuánto será el incremento en 2014 o mejor dicho cuánto perderán los pensionistas en valor real lo cierto es que el presupuesto nos da una pista y es que será sin dudarlo un 0,25%.

Para confirmar esto hay que ver que la evolución del gasto en pensiones crece en función de tres variables: el crecimiento en número de pensionistas, el aumento de la pensión media y la revalorización anual. Suele ser una de las partidas más fáciles de calcular del presupuesto, ya que los dos primeros componentes son previsibles, y, por tanto, las desviaciones posibles suelen ser mínimas. El tercer componente  ya está definido y como las cosas van mal será de 0,25, todo esto sin duda supone un ahorro para las arcas públicas pero también supone menos  gasto para la demanda y menos ingresos tributario y así sucesivamente hace que la economía no despegue y las pensiones pierdan valor año tras año.

Las pensiones han pasado a formar parte de la austeridad de Rajoy tal cual lo pedía la UE y con el argumento del factor de sostenibilidad, que por ahora no se aplica,  nos quedamos con la mitad del argumento que está muy alejado a lo que decían los expertos.

Es necesario pensar que todas estás reformas normalmente salen mal cuando se hacen en tiempo de crisis, por la sencilla razón que apenas mejoran las cosas se vuelve a las andadas. Para pactos de esta naturaleza como también el de educación y salud es necesario hacerlo en tiempos normales o de bonanza pero quién le pone el cascabel al gato.

Quisiera terminar este post diciendo que si las pensiones como sistema de reparto no mejora, aparecerá (si es que no está  ya presente), la necesidad de complementar estas pensiones con un sistema de capitalización. Sin entrar a la polémica de cuál es mejor y cuál es mas seguro, lo cierto es que el sistema de capitalización si recoge de forma automática lo que proponen los expertos pues la cuota que se debe destinar al fondo de pensiones sin duda debe contemplar un factor de actualización para mantener el aporte en términos reales y un factor de sostenibilidad que dependerá de las circunstancia de cada uno. Por el lado de los problemas el más importante: creer que los mercados funcionan bien ….

Una golondrina no hace verano

One swallow does not make a summer.

Most of the times this month shows an increase in the work force. These means that there are more job positions available and less unemployment. At least for a little while during the year. Specially because the tourism activity restarts due to the good weather and several campaings in the outdoors begin and there are also a lot of projects under construction.

La semana pasada se publicaron los datos de afiliaciones a la seguridad social de mayo. Este mes es siempre un período de incremento estacional del empleo. Esto significa que los puestos de trabajo crecen, y el paro baja, por el momento del año, en donde empieza a reactivarse la actividad del turismo dada la llegada del buen tiempo, comienzan varias campañas en el campo y en la construcción se inician varias obras.

Este año no fue la excepción. En mayo el empleo registrado se incrementó fuertemente, al aumentar el número de afiliados a la seguridad social en casi 135 mil personas. De esta forma, el desempleo se redujo en caso 100 mil personas. Así, para sorpresa de muchos, en 2013 se experimentó el mejor mayo a nivel del mercado de trabajo desde 1997. Como suele suceder en este mes del año, el empleo se incrementó de la mano de la hostelería, que explicó casi la mitad de la subida de las afiliaciones, mientras que la tercera parte se concentró en Baleares.

Si se toman los datos desestacionalizados, de forma de identificar qué parte de esta mejora es permanente y que parte se revertirá una vez pase el verano, la imagen es muy diferente. El empleo estable se habría elevado en 5.600 personas, lo que provocó una caída permanente en el desempleo de 300 desempleados. Asimismo, la contratación indefinida ha caído al mínimo en 16 años, dado que solo se registran 7,4 contratos indefinidos por cada 100 temporales. De este modo, si bien el dato es bueno, por ser una reversión de la tendencia, la mejora aún no es significativa.

Lo más preocupante es que desde el Gobierno se utilizó a este dato relativamente para anunciar su convencimiento acerca de la dirección de la política económica. De esta forma, utilizan un dato puntual para justificar una política que ya ha provocado numerosas “malas noticias”, entre ellas que la misma tasa de paro se sitúa en el 27% de la población económicamente activa. El paso siguiente de ajuste parece ser en las pensiones, un ingreso que actualmente no solo es el responsable de la manutención de los abuelos, sino que en muchas familias se convirtió en el ingreso más importante y estable.

La reforma de sistema de pensiones apunta que su monto se desligaría de la evolución del nivel de precios (IPC), para pasar a ser función de la salud de las cuentas de la Seguridad Social y de la esperanza de vida. En un momento en que el empleo se encuentra en niveles muy bajos, por lo que se resientes los ingresos de la Seguridad Social, este mecanismo no puede dar otro resultado que una caída en el poder de compra de las pensiones. Así, se toca la partida presupuestaria que faltaba, completando un combo de menor empleo, salarios más bajos, recortes en salud y educación, aumento de impuestos, etc.

En este contexto es difícil que el buen dato de empleo de mayo se consolide para pasar a ser una nueva tendencia y haber tocado finalmente fondo. Por el contrario, mientras sigan este tipo de políticas de ajuste y por tanto la demanda no crezca, los datos de empleo van a seguir empeorando. Eso sí, puntualmente, en algunos meses, habrá algún dato relativamente favorable, que podrá ser utilizado para mostrar el buen curso de la política.

En un próximo post analizaremos el tema de las pensiones tanto desde el punto de vista de la nueva propuesta como desde el punto de vista conceptual (por ejemplo ¿sabían ustedes que las reservas de la seguridad social están invertidas en bonos de España en un porcentaje muy elevado?). Por ahora nos quedamos con la misma idea, mientras España avanza a pasos muy lento, el lastre de la deuda anuncia malos tiempos y es hora de pensar que muy pronto el debate sobre el impago reaparecerá.

paro

Los anuncios del gobierno y el desempleo….

Sin título

The Government announcements and unemployment….

The adjustment measures and unemployment affects 27.2% of those who wants to work

I will not comment the adjustment measures announced by the Government last Friday because it’s not worth it, generate as many expectations for doing nothing is as serious as Montoro laugh when he announces that at the end of the legislature we will be better than today, but worse than before .

Las medidas de ajuste y el desempleo que afecta al 27,2% de los que quieren trabajar

En cuanto a las medidas de ajustes anunciadas por el Gobierno el viernes pasado, la verdad es que no vale la pena comentarlas pues han sido inexistentes, generar tantas expectativas para no hacer nada es tan grave como la risa de Montoro cuando anuncia que al final de la legislatura estaremos mejor que hoy, pero peor que al principio. Ante esto solo me queda pensar lo peor y es que el Gobierno tiene muy pocas ideas o muy poco margen para hacer algo que nos saque de la crisis. La situación está tocando límites y en poco tiempo veremos un deterioro en las relaciones sociales fruto de una acumulación de varios años que será difícil de parar. Mientras seguimos jugando a los emprendedores (es un insulto a la inteligencia) y no se pierdan a la vicepresidenta anunciando “rebajas impositivas para los emprendedores extranjeros que quieren instalarse en el España”. En fin esperemos otro día de anuncios más fructíferos, a estas alturas ni los sindicatos se atreven a anunciar un huelga general por miedo a su falta de representatividad. Ni las cadenas oficiales se atreven a echar la culpa a Merkel de las medidas …..

Pero lo cierto  es que un día antes del viernes hubo otro anuncio……

El jueves pasado el INE publicó la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre de 2013. El dato más esperado que contiene esta encuesta es el desempleo. Como se fue comunicando desde este blog, así como desde tantos otros medios, el dato no podía ser bueno. En medio de una profunda recesión, con una política económica totalmente procíclica, es decir de ajuste tras ajuste, solo podía traer como resultado más recesión, más desempleo. En efecto, en los primeros tres meses del año se destruyeron 322.300 puestos de trabajo, esto significa que 3.600 personas por día perdieron su empleo. De esta forma, la cantidad de empleados alcanzó en menor nivel desde 2002, mientras que la tasa de paro alcanzó al 27,2% de la población económicamente activa. Realmente un despropósito.

Asimismo, este dato no fue peor por dos efectos. El primero, la disminución de la población activa. De esta forma, personas sin trabajo dejan de ser consideradas desempleadas para pasar a ser inactivas. Es cierto que parte de la caída de la PEA se debe también a las emigraciones a otros países de españoles y extranjeros que vivían en España, en búsqueda de mejor suerte. Pero este hecho no es un paliativo, dado que tampoco es una buena señal, sino todo lo contrario. Simplemente para dar una idea, 61.800 españoles salieron del mercado de trabajo en el trimestre, mientras que 23.000 inmigrantes  han dejado España para radicarse en otro país.

El otro efecto que permitió un dato “menos malo” fue que semana santa haya caído en marzo en lugar de abril. De esta manera, los puestos de trabajo generados por el turismo disminuyeron la cantidad de desempleados. Consuelo de tontos, pues este empleo transitorio va a ser desempleo en el próximo dato.

En definitiva, al igual que en los últimos cinco años, las noticias económicas de hoy son muy malas. Para peor, esta semana ni siquiera podemos consolarnos con los éxitos deportivos.  La realidad en estos momentos es que pronto habrá más de 6,5 millones de desempleados, de los cuales las dos terceras partes no tendrán prestación por desempleo. Mientras tanto el gobierno preocupado por reducir el déficit, cuando la situación social corre riesgo de hacerse insostenible.

Reflexiones sobre la crisis en Europa

La cohesión social y la crisis europea

Social cohesion and the European crisis.

Europe is or was the father of the welfare state. Unfortunately, the crisis is destroying the welfare state and social cohesion in Europe.

Fruto de las conversación que tuve con mi colega Guido Zack que estuvo unos días en el ILAS de la Universidad de Berlín y de un trabajo que llevamos a cabo conjuntamente (IELAT www.ielat.com y  CAF www.caf.com) adjuntamos este post que creo puede servir de reflexión sobre temas que son de interés y que muchas veces pasamos de largo.

Ante mi primera preguntar acerca de qué pensaba sobre la crisis, un colega de la Universidad de Alemania, me respondió en broma: “¿qué crisis? ¿la del sur de Europa? La vida de los alemanes no se modificó para nada en los últimos años”. Más allá del chiste, creo que en esa frase resumió un punto clave para entender las medidas de las autoridades europeas ante la situación actual.

Alemania es un país que se benefició mucho por la unión monetaria, quizá haya sido el más beneficiado. Para notarlo solo hay que observar la evolución del balance de cuenta corriente, que en el año 2000 presentaba un déficit de casi el 2% del PIB, mientras que en 2007 alcanzó un superávit de 7,5%. En 2012, a pesar de la recesión, mantuvo un superávit de casi 5,5% del PIB.

Pero esto ya es historia, y al tomar las decisiones de políticas no se suele mirar al pasado, sino al presente y futuro. El país  germano, luego de la caída del nivel de actividad en 2009, mostró una notable recuperación, ya que creció al 4% y 3% en 2010 y 2011, respectivamente.  Si bien en la actualidad está decreciendo levemente, y no se espera que retome esos valores de variación del PIB, tampoco se espera que el menor nivel de actividad tengo un impacto en el mercado de trabajo. En efecto, no se proyecta que su tasa de desempleo supere el valor presente situado en 5,2% de la PEA, el menor nivel desde la unificación. Para resaltar esto último:  hoy Alemania tiene un desempleo menor que en 2007, antes de que estallara la burbuja.

En relación a la inflación, luego de la caída en el nivel de variación de precios en 2009  (casi cero), comenzó un incremento hasta siturase en 2,5% en 2011. Evidentemente este fue un valor inaceptable por las autoridades alemanas, ya que fue cuando el Banco Central Europeo redujo los estímulos monetarios.

Finalmente, el Estado germano tiene un equilibrio presupuestario global, es decir que muestra un superávit primario. Por su parte, si bien su nivel de endeudamiento alcanza al 83% del PIB, no respetando el límite del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, se proyecta una tendencia decreciente a partir del presente año, en línea con el superávit primario.

Todos estos datos corroboran el comentario de mi colega alemán. La crisis no está en Alemania. Esta es la única forma de comprender muchas de las medidas de las autoridades europeas, pues parece que se fijan principalmente (por no decir únicamente) en los datos macroeconómicos de aquél país. De otra manera no se entiende, por ejemplo, la intervención en Chipre y la negativa del Banco Central Europeo para respaldar, al menos, los depósitos (tema analizado en un post reciente).

Esto nos lleva a pensar en un tema que está hace mucho tiempo instalado en América Latina:  la cohesión social. De hecho, actualmente en el IELAT de la Universidad de Alcalá estamos llevando a cabo, junto a la CAF, un proyecto en el que se incluye un foro de fiscalidad y cohesión social. El Consejo de Europa define la cohesión social como “la capacidad de una sociedad para asegurar el bienestar de todos sus miembros, minimizar las disparidades y evitar la polarización: una sociedad cohesionada es una comunidad de apoyo mutuo compuesta por individuos libres que persiguen estos objetivos comunes por medios democráticos”.

En este contexto, el Estado de Bienestar aparece como el referente que los miembros de la sociedad valoran lo suficientemente como para respaldar un pacto social, y un pacto fiscal, en virtud del cual la solidaridad plasma en significativas transferencias de los activos a los pasivos, de los que tienen más a los que tienen menos, de los adultos a los menores y a los ancianos.

Europa es o era el padre del Estado de Bienestar, el continente donde posiblemente se haya dado un grado de cohesión social sin precedentes. Lamentablemente, la crisis está acabando con el Estado de bienestar, y con la cohesión social europea. ¿O no será justamente que la falta de esta cohesión social entre habitantes de diferentes países de la Zona Euro es la que está provocando la crisis y evitando que seamos capaces de solucionarla?.

Encontrar la causalidad seguramente no nos llevará a la situación pre crisis pero si puede ayudar a entender porqué de algunos comportamientos en el seno de la unión , del BCE y sobre todo, de los dirigentes y colectivos de los países de la UE.

Chipre otro pieza que se cobra la crisis

Chipre: un paso más a la deriva europea

Cyprus: a step closer to European drift

For several days the most important news in the economy of the European Union  is Cyprus rescue. This remote island in the Mediterranean, whose territory is divided, has about one million inhabitants and its GDP accounts represents the 0.2% of European Union GDP´s. That’s why  their rescue it is notable, but in nowdays Europe, nothing surprises.  The authorities were in charge of turning a small problem into a major focus of financial volatility and discredit the entire Eurozone.

Hace ya varios días que la noticia más relevante en el ámbito económico de la Unión Europea es el rescate a Chipre. Esta alejada isla del mediterráneo, cuyo territorio está dividido e incluso Reino Unido tiene dos enclaves soberanos, tiene algo más de un millón de habitantes y su PIB representa alrededor del 0.2% de la Unión Europea. Es por eso que resulta llamativo el revuelo por su rescate, que originalmente no se pensaba superior a los 10 mil millones de euros, un monto casi despreciable en comparación a los rescates de Grecia, Irlanda, Portugal y España. Pero en la Europa de hoy ya nada sorprende, y las autoridades se encargaron de transformar un pequeño problema en un foco importante de volatilidad financiera y descrédito de toda la Zona Euro.

BFn9vS5CEAEfg2D

¿Cómo se llegó a tanto? Hasta ahora los rescates incluían importantes pérdidas para los accionistas de las instituciones financieras rescatas, algo bastante coherente, dado que los accionistas al adquirir parte del capital de la compañía conocen (o al menos deberían conocer) los riesgos, que son inversiones que no aseguran el capital y además que dan derecho a voto, es decir que se puede participar en las decisiones de la empresa. Si se consideraba que se necesitaba un aporte mayor al capital, entonces se procedía a renegociar las deudas de la entidad, con quitas, por lo que se hacía partícipes de las  pérdidas también a los bonistas. Esto es algo más controvertido porque se suponen inversiones de renta fija, con capital asegurado. Pero no es menos cierto que al aceptar intereses tan elevados, uno puede imaginarse que la inversión no es tan segura. Lo que hasta ahora no se había hecho nunca en Europa es obligar a los depositantes a realizar su aporte a la causa. Pero eso no es todo. Originalmente no solo se anunció una quita del 10% a los depósitos de más de 100 mil euros, sino que también se pretendía gravar con un 6.75% a los depósitos de hasta ese monto, que se supone están garantizados por el Banco Central Europeo.

Esta novedad fue la que provocó el mayor revuelo. Si en Chipre se estaba obviando el seguro de los depósitos de menos de 100 mil euros, una medida tomada en pleno corazón de la crisis, allá por 2008, para frenar la retirada de depósitos, ¿entonces qué se podría esperar ahora? ¿Podía suceder lo mismo en España en caso de pedir finalmente el rescate completo? ¿Y en Italia? ¿Y en los países ya rescatados? Era evidente que las novedades iban a generar un pánico en toda Europa, con retirada masiva de depósitos. Esto finalmente no fue tan así, por dos motivos: primero porque finalmente el parlamento chipriota no aprobó el rescate en estas condiciones; segundo porque parece que tantos años de instituciones más estables hicieron a los europeos creyentes de sus bancos y Estados.

Donde no se salvaron del corralito fue justamente en Chipre. Ante la noticia de la quita a los depósitos, no quedó otra opción que restringir la capacidad de retiro de dinero en efectivo. Al principio se dejó retirar alrededor de 250 euros por día, luego se redujo esta cantidad a  120 y 100, dependiendo de la entidad bancaria. Si bien se permite las compras con tarjeta, ante la incertidumbre, pocos negocios las aceptan. Esto nos hace acordar a un caso también famoso por su magnitud y que en lo personal me tocó de cerca por mi lugar de nacimiento: el corralito de Argentina. En los próximos días escribiré otro post comparando ambos casos.

Finalmente, se terminó acordando el rescate a Chipre. Los aportantes serán los accionistas, los acreedores y, como novedad, los ahorristas con más de 100 mil euros. Es decir, no se tocan los depósitos de menos de 100 mil euros, por lo que se respeta la garantía de depósitos. Pero la duda ya fue instalada, y las instituciones europeas dieron un paso más hacia el deterioro. Más aun teniendo en cuenta las declaraciones del presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloe, horas después de confirmarse el rescate y cuando los mercados se tranquilizaban: Chipre será el modelo para futuras crisis bancarias. Esto fue suficiente para volver a generar una estampida en los mercados, lo que provocó que se haya tenido que matizarlas posteriormente.

En definitiva, el caso de Chipre es un paso más hacia el desgobierno europeo. Pareciera que los representantes ya se olvidaron de cómo lidiar con crisis como las actuales, se niegan a indagar qué pasó en otras latitudes, bajo la idea de que en Europa es diferente o alguna otra cosa que no llego a entender. Mientras tanto, el proyecto europeo  va a la deriva. Y Chipre, un país que ocupa dos tercios de una isla y que llegó a tener un PIB per cápita superior a 28 mil dólares, va a vivir años de ajustes, recesión y desempleo, que provocarán más ajustes, más recesión y más desempleo.

Por último, solo un apunte para aquellos que justifican este tema desde el punto de vista del paraíso fiscal y del blanqueo de dinero de ciudadanos rusos. Ante ello solo dos argumentos: el primero es obvio, si Chipre era o es un paraíso fiscal porque no se preguntaron esta cuestión cuando ingresó en la UE y en el euro, (ahora si me permiten ya es tarde) y el segundo tiene que ver con la hipocresía pues cuando esos capitales ayudaron a comprar deuda soberana de países europeos parece que el dinero no tenía una procedencia dudosa.

Ha llegado el momento (Chipre es una buena oportunidad), para decir quién y cómo se paga la deuda soberana y la crisis bancaria. Los que critican a Alemania hablan de inflación como solución pero la inflación también es una quita a los depositantes….. al final las declaraciones del presidente del Eurogrupo son un buen ejercicio de sinceridad y porqué no de enfrentar el problema y no seguir hacia adelante con más crisis y recesión.

La deuda española no para de subir…..

The Spanish debt  going up …..

The veracity of the Spanish tax accounts

A few weeks ago, the President of Spain, Mariano Rajoy, announced that the consolidated state budget deficit reached 6.7% of GDP in 2012. This figure, was presented as “good news”, because it is a value lower than expected, which represent a significant consolidation over the 2011 deficit . But the truth is that: The reduction of public spending in a recession does not necessarily generate improved solvency.

Lies have short legs….., if you want to know more about this, read following post.

La veracidad de las cuentas fiscales españolas

Hace unas semanas, el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, anunció que el déficit público del Estado consolidado alcanzó el 6,7% del PIB en 2012. Esta cifra, si bien elevada y superior al límite establecido por Bruselas situado en 6,3%, se presentaba como una buena noticia, debido a que es un valor menor al esperado, a la vez que representa una importante consolidación respecto al déficit de 2011. Este resultado fiscal se alcanza debido a un déficit del orden del 3,8% del Gobierno Nacional, 1% de la seguridad social y el resto de los gobiernos sub-nacionales (del cual la gran mayoría corresponde a las Comunidades Autónomas). Asimismo, cabe destacar que este valor se obtiene gracias excluir de las partidas de gasto a las ayudas de las entidades financieras, que se ubicaron en torno al 3% del PIB.

En relación al déficit de la seguridad social, cabe hacer una mención especial, ya que en 2012 registró el mayor déficit en su historia. Asimismo, representa un fuerte deterioro respecto al año anterior, cuando exhibió valores también negativos pero de solo 0,1% del PIB, a la vez que evidencia un muy significativo error de predicción, ya que el presupuesto esperaba que terminara el año en equilibrio. El sistema de seguridad social está compuesto por el sistema de pensiones, el seguro de desempleo y el Fondo de Garantía Salarial. Los tres cerraron al año con más gastos que ingresos, pero casi el 90% del déficit está explicado por el primero.

En lo que respecta al control directo del Estado Nacional, el gobierno se jacta de haber logrado disminuir significativamente el déficit, ya que en el anterior año, cuando aún el PSOE mandaba en Moncloa, el desequilibrio conjunto entre gobierno y seguridad social alcanzó el 5,2% del PIB.

Pero para sorpresa de muchos, cuando Hacienda publicó los datos de devoluciones impositivas del mes de enero, éstas venían con fuertísimos incrementos. En efecto, los pagos a contribuyentes crecieron un 176% por IRPF, 111% por sociedades y 56% por IVA. La versión oficial de esta particular evolución es que se debe a un mayor control tributario, reflejado en una estricta revisión de las solicitudes de devolución, para lo que se está aprovechando al máximo el plazo legal de 6 meses para analizar las reclamaciones, cuyo volumen está afectado por los importantes cambios normativos sobre los impuestos del año pasado. La versión más plausible es que el retraso de las devoluciones a enero se haya realizado para mostrar un déficit menor en 2012.

Las devoluciones extraordinarias de enero alcanzan los 40.000 millones de euros, es decir casi 0,5% del PIB. Así, de haberse computado estas devoluciones al año pasado, el déficit total se habría incrementado hasta 7,2% del PIB. Pero más relevante aún es que el déficit del gobierno nacional más seguridad social se hubiera situado en 5,3% del PIB, es decir 0,1 punto porcentual por encima de 2011. Según estos datos, no habría habido ajuste de la administración de Rajoy en comparación al último año de Zapatero. En efecto, del menor déficit registrado en 2012, la mayor parte lo lograron las Comunidades Autónomas, que se consolidaron en casi 1,6 puntos del PIB (pasaron de un déficit del 3,3% al 1,7%).

Hollande i merkel

A partir de los datos anteriores, se pueden extraer varias conclusiones. En primer lugar, algo que venimos repitiendo seguidamente en este blog: la reducción del gasto público en recesión no necesariamente genera una mejora de la solvencia, ya que puede provocar un efecto contractivo sobre los ingresos que más que compensen las menores erogaciones. Segundo y principal, el Gobierno está jugando con un arma de doble filo. Subestimar con “contabilidad creativa” el déficit alcanzado puede generar un efecto de confianza por el menor desequilibrio publicado. Sin embargo, también puede emitir una señal de desconfianza en las cuentas públicas, aumentando la desconfianza en el país. De cualquier manera, este tipo de comportamiento, como toda mentira, tiene las patas cortas. Este año ya se comenzó con un primer mes en el que el déficit superó el registrado en el mismo período del año anterior. Por lo tanto, para volver a mostrar una consolidación fiscal, se requerirá de mayores esfuerzos y ajustes, lo que redundará nuevamente en menor nivel de actividad y empleo. ¿O acaso hay otras partidas de este año para postergar al siguiente y maquillar un poco el resultado?.

En este sentido es necesario, de una vez por todas, admitir que los recortes y la recesión no nos llevan a ninguna parte. Cuidar el gasto, cambiar su dinámica, hacerlo mas productivo no implica reducir el gasto sino ponerse a trabajar en un plan de crecimiento en serio pero sobre todo, buscar una salida a la deuda que a estas alturas y con la cifra de déficit actual casi todos entendemos que es difícil  de pagar.

España, con el nivel de deuda más alto en más de un siglo

Spain, with the highest level of debt in more than a century.

The public borrowing numbers announced last week by the IMF leave Spain  bad  off. In the last five years, the debt increased by 500 billion euros, causing many doubts about the ability of our country to face its obligations.

España, con el nivel de deuda más alto en más de un siglo

Las cifras de endeudamiento público anunciadas la semana pasada por el FMI dejan a España muy mal parada. La deuda del Estado español se situó en 2012 en 882 mil millones de euros, es decir un 84% del PIB, porcentaje que no se alcanzaba desde 1910. Así, el año pasado la deuda creció en 146 mil millones (14 puntos porcentuales del PIB), a un promedio de 400 millones por día. Asimismo, en los últimos cinco años, la deuda se incrementó en 500 mil millones de euros, lo que provoca muchas dudas acerca de la posibilidad de nuestro país de afrontar sus obligaciones.

2

Fuente: EL PAÍS

Los motivos de este fuerte aumento son varios. Entre ellos, se destaca por su importancia el déficit público, que a pesar de los esfuerzos realizados no se logra reducir, debido al efecto contractivo sobre el PIB y los ingresos. Otro motivo es justamente la caída del producto. Como la deuda se suele medir en términos del PIB, una reducción de éste genera un alza en el indicador. A estos motivos se le suma el rescate para capitalizar a la banca, por un monto de 40 mil millones, que se inyectó en BFA-Bankia, CatalunyaBanc, NCG Banco y Banco de Valencia, así como  para proveer de recursos al banco malo. Este ha provocado que diciembre de 2012 sea el mes de la historia de España en que más creció la deuda. Por otro lado, el plan de pago a proveedores provocó que deuda antes no contabilizada pasara a ser considerada. Finalmente, la deuda también crece por la parte asignada a España de los préstamos para los rescates de Grecia, Portugal e Irlanda.

Sin embargo, lo más preocupante no es el monto de la deuda. Hay muchos países más endeudados que España, entre ellos Estados Unidos, Japón, Italia y Alemania. El problema es que la economía de cada país soporta un monto de deuda máximo que no es el mismo. Desde ya que Alemania, Japón y Estados Unidos se pueden permitir una mayor endeudamiento que España. Pero esto no es todo. También preocupa la evolución de la deuda, ya que se espera que termine el presente año en torno al 90% del PIB. A su vez, esto no es inocuo en términos de déficit. Desde ya que a mayor nivel de deuda, más recursos se deben destinar al pago de los intereses, por lo que más recortes son necesarios para cumplir con los objetivos de déficit. Por último, un nivel muy elevado de endeudamiento deja al país sumamente vulnerable a las variaciones del tipo de interés, que en este contexto se espera que vayan al alza. De continuar esta tendencia, el incumplimiento de pagos, desde mi punto de vista, será inevitable.

2012_7_20_PHOTO-76120b7c60498d514f089dc72d549e1c-1342773717-77

LA ECONOMÍA NO VA BIEN

THE ECONOMY IS NOT GOING WELL

Our economy continues to the drift

Last week we received two very important data of the Spanish economy: growth and the unemployment rate in the last quarter of 2012. Even though it was no surprise, the  economic data confirm, the declining trend which has been presenting our economy since late 2008, with the outbreak of the international financial crisis.

Nuestra economía sigue a la deriva

La última semana hemos recibido dos datos muy importantes de la economía española: el crecimiento y la tasa de paro del último trimestre de 2012. Si bien no fue ninguna sorpresa, los datos confirman, e incluso profundizan, la tendencia descendente que viene presentando nuestra economía desde fines de 2008, con el estallido de la crisis financiera internacional. La diferencia entre el primer episodio de recesión es que se daba fundamentalmente por factores exógenos y la política pública hacía un intento por paliar dichos efectos. En la presente recesión son las políticas internas las que generan buena parte de la caída, mientras que el único impulso viene por la demanda externa.

En relación al crecimiento, la estimación del Banco de España muestra una reducción en el nivel de actividad del cuarto trimestre de 2012 de 0.6% respecto al tercer trimestre (datos desestacionalizados) y 1.7% en comparación a igual período del año anterior. El factor determinante de esta evolución es la demanda interna, debido a una disminución en el trimestre del consumo privado de 1.6% y de la inversión de 2%. A esto se suman las medidas de ajuste fiscal del sector público. Así, la demanda interna cae 1.9% en el trimestre y 3.9% en el año. Estos datos negativos se ven algo compensados por el sector externo. Si bien las exportaciones en el cuarto trimestre mostraron una variación negativa (-0.7%), en el total del año se incrementaron en 3.3%. Por su parte, las importaciones caen 5% tanto en el trimestre como en el total del año. Así, el sector externo hace una contribución positiva al crecimiento de 1.4 puntos porcentuales del PIB en el trimestre y de 2.6 en el año, que como decíamos al comienzo no alcanzan para compensar el deterioro de la demanda interna.

Sin título1

Fuente: INE / El País

Como no podía ser de otra manera, la continua caída en el nivel de actividad tiene sus efectos en el mercado de trabajo. Así, en el cuarto trimestre de 2012 la cantidad de desempleados rozó los 6 millones de personas y alcanzó al 26% de la población económicamente activa (PEA). Ambas cifras son las más elevadas desde que se tiene registro en España. Incluso, los datos no fueron peores, gracias a la caída de la PEA en más de 176 mil personas en el trimestre, un claro reflejo de que mucha gente sin trabajo está dejando de buscarlo ante la falta de oportunidades. De no ser por este efecto de desánimo, el desempleo hubiera superado los 6 millones. Asimismo, este escenario se está viendo reflejado en las corrientes migratorias, ya que solo en el trimestre salieron de España 125.000 personas de entre 20 y 35 años. Así, queda reflejado que la recesión no tiene un impacto únicamente en corto plazo, sino que también mina las oportunidades de desarrollo del país en el largo plazo ante la salida de jóvenes, muchos de ellos muy formados (pérdida de capital humano).

Sin título

Fuente: INE / El País

Como si esto fuera poco, las previsiones de la economía para este año no son muy esperanzadoras. El Fondo Monetario Internacional (FMI), quien ya se está arrepintiendo de las recomendaciones de ajuste realizadas, prevé una continuación de la recesión, con una caída adicional del PIB de 1.5%. Esto deja a España en la cola de crecimiento de los países del mundo. El FMI recién proyecta una expansión del PIB para 2014, de tan solo 0.8%, tasa insuficiente para crear empleo neto. Además, en caso de seguir deteriorándose las previsiones para nuestro país, esta tasa podría pasar rápidamente a números rojos.

En definitiva, la economía de España se sigue hundiendo. A diferencia de la recesión de 2008 y 2009, esta vez la caída está más relacionada con factores internos que externos. Dentro de los factor internos, una parte importante se lo lleva las políticas públicas. Resumiendo, el camino de ajuste seguido es contraproducente, no solo para generar crecimiento y empleo, sino incluso para su objetivo de consolidar las cuentas fiscales. Si no se plantea una solución alternativa, la tendencia continuará hasta que la solución no sea un decisión de política sino una situación impuesta por el deterioro de las condiciones sociales.

El ajuste no es una salida a la crisis

An adjustment is not a solution for the crisis

An adjustment as way out or as a cause of the crisis?
Already we have been saying repeatedly and in different ways in this blog: that fiscal austerity is not the solution for the crisis. In contrast, we could state that seems increasingly being the cause.

El ajuste como salida o como causa de la crisis
Ya lo veníamos diciendo repetidas veces y de diferentes formas en este post: la austeridad fiscal no es la salida de la crisis. Por el contrario, ya casi podríamos afirmar que se parece cada vez más a su causa. En esta línea de pensamiento, el Fondo Monetario Internacional (FMI) -a través de su economista jefe, Olivier Banchard, y de Daniel Leigh- publicó recientemente un artículo que afirma que los multiplicadores fiscales son mucho más elevados que los supuestos hasta ahora.
(http://www.imf.org/external/pubs/ft/wp/2013/wp1301.pdf).

Es por ello que las previsiones de caída del producto durante esta crisis eran menos pesimistas que lo que la realidad enseñó.
Separemos este argumento por partes para entenderlo bien. En primer lugar, cuando se reduce el gasto público o se incrementan impuestos, la actividad económica se ve deprimida en forma directa por una menor demanda agregada. Pero, a su vez, este menor nivel de actividad también genera efecto sobre los ingresos, y por tanto sobre el consumo, que termina impactando también en la inversión. Así, se van desarrollando efectos indirectos también depresivos. La suma de los efectos directos e indirectos constituye justamente el multiplicador fiscal, es decir el efecto contractivo total de una política fiscal contractiva. De esta forma, no es tan claro, como indican muchos modelos económicos, que ante una reducción en el gasto público, el gasto privado compensará la caída. Más bien, suele suceder lo contrario, más aún en un contexto de muy bajos tipos de interés de referencia, que no pueden seguir descendiendo, y de demanda tan reducida.
Entonces, que los multiplicadores fiscales sean más elevados que lo inicialmente considerado significa que el efecto recesivo del ajuste es mayor que el pensado al tomar la decisión de recortar. Esto no solo tiene efectos más importantes sobre el desempleo, por ejemplo, como bien detallan los autores en el artículo. También tienen efectos sobre la recaudación. De esta forma, como también había “confesado” el FMI hace unos meses, las políticas de ajuste no solo son más recesivas, sino también menos efectivas para su objetivo principal que es la solvencia de los Estados.
En definitiva, hasta el FMI, institución que históricamente recomendó siempre a América Latina y otros países en desarrollo políticas de consolidación fiscal, da indicios de que la austeridad puede no estar surtiendo efecto y de que existe la posibilidad de que sea la causante de la perduración de la crisis. Ahora solo restaría que se convenzan las autoridades económicas de la Unión Europea, fundamentalmente las alemanas. A ver si son capaces de proponer una solución algo más interesante de la crisis, y algo menos destinada al fracaso.
También está la alternativa que los países puedan gastar más (de forma seria y eficiente) de manera tal que se pueda salir de la recesión y tener la posibilidad de pagar las deudas.

Los mercados no son ciegos y es posible que una política fiscal inteligente sea bien interpretada por los mercados. Al fin y al cabo si aumenta el déficit pero aumenta el PIB el % de deuda puede incluso ser menor y esto significa ni más ni menos que se puede pagar la deuda.

Navegador de artículos